fbpx

Ballet y Vida

Ballet y Vida

El ballet como todo arte nos recuerda que nuestra vocación no se termina en hacer cosas eficaces, productivas, se trata sobre todo de amar, y “la belleza” es esta gratuidad, donde el único beneficio es el amor, es atraer.

El Ballet es sin duda uno de los artes mas inmanentes, es decir, permanece en quien lo realiza, es el mismo “la materia” con la que se trabaja. En todas las demás artes se trasforma o se trabaja con algo exterior al hombre, en el caso de la danza es el cuerpo mismo, es decir el hombre que expresa su persona por el cuerpo.

De todas las cosas que se mueven, el hombre un viviente con espíritu, lo hace con un ritmo, a voluntad, con autonomía. Pero; ¿a dónde se mueve? ¿Qué busca? se mueve hacia su finalidad (lo que le da sentido a su vida), es decir, hacia eso que le atrae; por lo que se siente atraído. Quiere encontrar al ser que ama, es su destino.

El ballet clásico, en esta línea de búsqueda muestra varias cosas, primero la esperanza; que no estamos limitados,  ¡el amor vence! La belleza del arte, en especial del ballet, nos recuerda que el amor es bello; atractivo, por eso  atrae, y al final eso nos salva. El amor salva, es nuestra arca de Noé, la caridad fraterna este amor por el hermano que viene de Dios, -nos acaba de decir el Papa Francisco en Fratelli Tutti–  es nuestra arca de Noé, fuera de ahí nuestro barco se hunde. Belleza-amor-caridad-salvación, vemos esas cosas unirse, dirigir nuestra vida.

A mi parecer, el ballet proporciona una bella imagen de la caridad fraterna, pues ella consiste en darnos la mano,  los brazos,  una y otra vez, justo  como lo hacen los bailarines y bailarinas; es la única manera en la que llegaremos a buen puerto. A pesar de las dificultades y retos.  Es en la fraternidad en la que llegaremos a nuestra dicha como humanidad.

El arte, todo arte nos recuerda que nuestra vocación no se termina en hacer cosas eficaces, productivas, se trata sobre todo de amar, y “la belleza” es esta gratuidad, donde el único beneficio es el amor, es atraer.

Finalmente, concluyo que es lo que hace constantemente Dios en nuestras vidas, ¿no lo creen? darle sentido, atraernos, bailar a dos, a compás, con ritmo… el acepta nuestros pasos, bueno algunos, otros no, porque a veces van en contra del plan de amor (el pecado), pero se ajusta pronto, como cuando se equivoca alguien en la pareja de baile; hasta pasan desapercibidos, y al final hacen parte de la escena, es digamos una imagen de su misericordia. Nosotros aceptamos los suyos, pues nos llevan lejos, nos hacen felices, nos hacen hermanos. Nos llevan al cielo.

  • Hermano José Dávila

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Ballet y Vida

El ballet como todo arte nos recuerda que nuestra vocación no se termina en hacer cosas eficaces, productivas, se trata sobre todo de amar, y “la belleza” es esta gratuidad, donde el único beneficio es el amor, es atraer.

Sobreviviendo a la pandemia de lo superficial

El hombre en su ser cotidiano, se desenvuelve en distintos contextos: laboral, social, familiar, etc. Esto es bueno, ya que estas “salidas” de sí mismo, subliman lo que hay en su “yo profundo”, permitiendo ser funcional y eficiente, pero al mismo tiempo construyendo relaciones auténticas con el otro.

Soy lo que festejo

La Fiesta como lugar antropológico Nada más humano y auténtico que el momento que en nuestros días llamamos “la fiesta”. Y como muchas grandes experiencias humanas hay de mas y

Ética de un líder contemporáneo.

Muchos de estos dilemas éticos contemporáneos vienen de situaciones nuevas que por ejemplo la ciencia y la tecnología nos ponen, y que ninguna de ellas logra resolver… ¿por que? Porque no es su dominio, su dominio es transformar cosas, manifestar la potencia de la materialidad de las cosas.

Open chat
¿Necesitas ayuda?